domingo, 24 de octubre de 2010

Molde de una mano

Para la clase de hoy, Ángel nos había pedido que llevásemos arcilla, escayola en polvo, una bolsa de basura, un palo y un teta-brick que tuvieramos por casa. No sabíamos que íbamos a hacer en la clase. Nada mas empezar, nos pidio un voluntario para mostrar lo que teníamos que hacer.




Lo que teniamos que hacer con la arcilla era un molde de la mano de nuestro compañero. Hacerlo con mucho cuidado y con paciencia.













Una vez acabado el molde de la mano, había que quitar esta de forma muy delicada para que el molde no se rompiera y rellenar con la arcilla el hueco que quedaba de la parte de la muñeca.






Ya quitada la mano y rellenado el hueco restante, pasaríamos a usar el tetra.brick, llenándolo de agua y mezclandolo con la escayola con el palo hasta que se quede una mezcla parecida a la bechamel. La mezcla serviría para cubrir lo huecos dejados por la mano, y una vez seca la escayola, esta se quedaría con la forma de la mano.

Bueno, la cosa parecía más o menos fácil y en la elaboración de nuestra mano las cosas iban bien, hasta que llegó la hora de verter la escayola. 


El molde no aguanto y se rompió por varios sitos. Así es el vida, a veces salen las cosas y otras no.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada